Internet de algunas cosas (I). Sintiendo el ambiente.

  1. sientiendo el ambiente port

sientiendo el ambiente port

De manera creciente se está generando una red de equipos, sensores, actuadores y personas que generan servicios complejos cubriendo cada vez más parcelas de la vida de la gente y de las actividades de las empresas.

Soluciones en ámbitos tan amplios como smart cities, medio ambiente, agua y utilities, seguridad, gran consumo y logística, fabricación y operaciones industriales, agricultura y ganadería inteligentes, casas inteligentes o e-health son ya una realidad que se multiplica rápidamente y se extiende por más organizaciones y más segmentos de población.

 

¿Por qué ahora?

Como todas en todas las innovaciones, el momento más importante no es el de su factibilidad técnica, sino el de su adopción y uso masivo. Muchas de las soluciones que se presentan como innovadoras o incluidas en la ola del Internet de las cosas eran técnicamente factibles hace años. Sin embargo es ahora cuando son accesibles a una gran proporción de organizaciones y personas. No olvidemos que Internet nació en los 60 y que el primer email se mandó en los 70 y sin embargo su impacto a gran escala no comenzó hasta décadas más tarde.

La explosión del Internet de las cosas en este momento está potenciada por la capacidad de obtener más datos del entorno físico, de tratar esos datos de manera cada vez más automatizada y generando outputs con sentido propio y de integrar esos procesos de captación, tratamiento y actuación en los sistemas preexistentes en las organizaciones.

 

Sintiendo el ambiente

Sensores y actuadores son cada mes más baratos y las soluciones para su conectividad están en rápida expansión. Esto define una nueva realidad en la percepción informática del entorno. Así, se abren nuevas oportunidades para diseñar productos y servicios de valor, tanto B2C como B2B.

Esta capacidad de percibir y tratar los datos del entorno tiene usos tanto en soluciones cerradas (automatización de decisiones y acciones) como en el papel de facilitador de la inteligencia ampliada de operadores y gestores humanos (el futuro del trabajo).

Como en todas las expansiones tecnológicas, el reto fundamental es no perderse en lo que las nuevas soluciones tecnológicas ya disponibles y las que irán surgiendo rápidamente pueden hacer, sino en lo que deben hacer para aportar valor al negocio.

 

Algunas preguntas

  • ¿Qué procesos del negocio pueden beneficiarse de ser automáticamente adaptativos a ciertos parámetros medibles e importantes para el negocio? (Imaginemos importar la eficiencia y rapidez del Algorithmic Trading al mundo físico)
  • ¿Qué variables relevantes para el negocio o para los clientes que no pudieran ser medidas antes pueden empezar a ser medidas ahora gracias a nuevos sensores o al drástico abaratamiento de sensores existentes?
  • ¿Qué nuevos productos y servicios se podrían crear para los clientes actuales?
  • ¿Qué nuevos clientes se pueden crear con soluciones de este tipo?

Es fundamental hacerse a la idea de que las soluciones más atractivas muy probablemente necesitarán de la intervención de más de una empresa. Por ejemplo, los datos de confort climático de una vivienda para integrar una solución de climatización incluyen datos del interior, del exterior, preferencias del usuario, previsiones meteorológicas a corto plazo y, si se quiere optimizar el coste, datos de tarifas de la empresa energética. Esta estrecha colaboración a lo largo de la cadena de valor incentivará la formación consorcios y plataformas multiempresariales para servir estas soluciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *